¿Dolor en la lactancia? ¿Grietas? ¿Mastitis de repetición? Podemos ayudarte.

¿Dolor en la lactancia? ¿Grietas? ¿Mastitis de repetición? Podemos ayudarte.

Instaurar una lactancia materna es sacrificado: cansancio por tomas frecuentes y prolongadas cuando el bebé es muy pequeño, fluctuaciones hormonales propias del puerperio, dudas propias de la madre y el padre y “aconsejadores no cualificados” opinando sobre todo… A todo esto se añade otra cuestión que es el dolor en la lactancia. Cuando esto sucede, lo primero que hay que hacer es consultar con una matrona, ya que en muchas ocasiones es un problema de mal agarre o mala posición del bebé que se puede solucionar con unos simples consejos de una profesional.

Hay veces en las que, a pesar de que el agarre sea correcto, continúa habiendo dolor, incluso con grietas en el pezón y pudiendo llegar a mastitis de repetición por un incorrecto/incompleto trabajo de vaciado. Cuando esto sucede, y continúa habiendo dolor cuando la matrona verifica que el agarre y la posición de amamantar son correctos, es el momento de acudira un Fisioterapeuta especializado. ¿En qué te podemos ayudar? Intento explicarlo de forma breve y clara.

El cráneo del bebé es diferente del cráneo del adulto en muchos aspectos, pero uno de los más importantes es que las fontanelas están abiertas. Esto tiene la finalidad de que los huesos del bebé puedan desplazarse e inclurso montarse unos encima de otros durante el paso por el canal del parto, permitiéndolo, y en posparto tiene la finalidad de permitir que el cráneo aumente de tamaño, de forma acorde a como lo va haciendo el cerebro del niño.

Además, esos huesos están anclados, por su cara interna, a la duramadre, que es la capa más externa de las meninges (alrededor de ella nos ponen la anestesia epidural y es lo que se inflama con el meningococo y da lugar a la meningitis). Estas llegan hasta el sacro (el final de la columna).

Pues bien, en las 48 horas posparto el cráneo del bebé se recompone de forma espontánea de todas esas deformidades que se producen naturalmente durante el parto. Pero hay veces que esta reordenación no es completa, quedando asimetrías que van a impedir que el bebé pueda hacer un trabajo correcto de succión, y va a empezar a masticar el pezón en lugar de succionarlo, con el consiguiente trauma para el mismo. Por supuesto, en todos los partos instrumentalizados (uso de fórceps o ventosas) es mucho más frecuente que suceda esto ya que las tracciones que se ejercen sobre el cráneo del bebé y el sistema meníngeo no son simétricas y se transmiten por el mismo, dando lugar a restricciones que pueden llegar incluso al sacro.

Otro factor de dolor en la lactancia es el frenillo sublingual, cuando este es limitante e impide que la lengua ascienda y pueda hacer un vacío y “ordeño” correctos del pezón. No siempre es necesario cortar el frenillo ya que en ocasiones este no es limitante sino que el problema se encuentra en la posición distal de la mandíbula (“mandíbula retraída”) y en la restricción de movilidad del hueso hioides (en el que se insertan casi todos los músculos que conforman la lengua).

Todos estos factores se pueden trabajar de forma completamente segura e indolora con el Método Poyet y la Terapia Cráneo – Sacral. En nuestro centro, como ya sabéis, somo especialistas en ambas técnicas. ¿Quedan dudas? No dudéis en contactar con nosotros y os las resolveremos con mucho gusto.

#19añosinnovandoparatuSalud

#ManuelRaigónFisioterapiaAvanzada

No Comments

Post A Comment