Método Poyet: eficacia sin dolor en Fisioterapia.

Método Poyet: eficacia sin dolor en Fisioterapia.

Hoy os vamos a hablar sobre una de las “técnicas estrella” de las que usamos en los tratamientos en el Centro de Fisioterapia Manuel Raigón: el Método Poyet

Este artículo es un poco más largo de lo habitual, pero merece la pena leerlo ya que vamos a intentar resumir la información fundamental y resolver las dudas principales que nos preguntáis 

en consulta y vais a comprender mejor por qué el Método Poyet es tan eficaz, tan suave en las correcciones y, por tanto, carece casi por completo de contraindicaciones

Maurice Poyet, Fisioterapeuta creador del método que lleva su nombre.

El Método Poyet debe su nombre a Maurice Poyet, un Fisioterapeuta francés que en un principio trabajaba con la osteopatía clásica, y que fue derivando en su técnica, combinando los principios de la osteopatía estructural con la palpación de la terapia cráneo – sacral, hasta crear una técnica de tratamiento nueva, que va mucho más allá de las dos anteriores por separado. 

Una de las principales características del método, y de las que más os llaman la atención, es la suavidad en los gestos de diagnóstico y corrección. La fuerza que debe usarse, según palabras del propio Poyet, debe ser “la que hace una mariposa al posarse sobre una flor”.  

¿Qué significa esto, cómo se puede “mover un hueso” (en vuestra propias palabras) con tan poca presión y qué repercusiones tiene?

El parámetro de corrección estructural que utilizamos es la MOTILIDAD ÓSEA (Poyet le llamaban Movimiento Respiratorio Primario (MRP), el Dr. John Upledger Ritmo Cráneo-sacro (RCS), la escuela inglesa impulso rítmico craneal (CRI), …). Motilidad, por definición, se refiere a un movimiento de una estructura corporal que ésta realiza de forma automática (sin que nosotros demos la orden de forma consciente) y que se lleva a cabo siempre y cuando esa estructura esté funcionando bien. Un ejemplo es la motilidad gástrica e intestinal, o peristaltismo, que son los movimientos digestivos que se realizan, de forma automática y siempre que el aparato digestivo esté funcionando bien, para que se produzca la digestión y absorción de los alimentos. 

Esta motilidad está presente también a nivel óseo, como un movimiento cíclico de “ida y vuelta” y que se realiza con una frecuencia de entre 8-12 ciclos por minuto. Este es el movimiento que nosotros corregimos durante el tratamiento. Por eso hay que tocar tan suave y por eso con tan poca presión se realizan las correcciones, porque estamos trabajando para corregir las 

disfunciones, con un movimiento que realiza el cuerpo de forma natural. 

Las repercusiones de estas correcciones tan suaves son enormes, ya que cada una que hagamos tendrá un efecto a nivel local y a su vez irá provocando cambios en las estructuras vecinas y a nivel craneal. 

Mapa de Somatotopías craneales

Y esta es otra de las características del Método Poyet, que además es absolutamente exclusiva: las somatotopías craneales. Maurice Poyet, en su incansable trabajo investigador, descubrió que al corregir la motilidad de los diferentes huesos del cuerpo se iban produciendo cambios en la motilidad de alguno de los huesos del cráneo. Y no sólo eso; fue capaz de sistematizarlo y determinar sobre qué pieza del cráneo repercute la motilidad de todos y cada uno de los huesos del resto del cuerpo, elaborando “un mapa” de somatotopías a nivel craneal, que nos permite a los Fisioterapeutas diagnosticar y comprobar el tratamiento que vamos realizando, logrando así la mayor eficacia y exactitud en las correcciones

El sacro y los efectos locales y a distancia al corregirlo.

Otro de los principios del método, que colabora a cumplir la premisa de no dolor y mínima invasión de tejidos, es seguir un orden preciso para que “cada paso del tratamiento simplifique los siguientes”. Para ello tenemos como piedra angular el sacro, que es la zona corporal donde convergen la columna y el tronco con las extremidades inferiores. Desde ahí realizaremos las primeras correcciones del tratamiento que nos ayudarán a estabilizar columna, pelvis y cráneo, para después continuar nuestro trabajo con las extremidades y finalizando en el propio cráneo. 

Esto es, de forma súper simplificada y reducida, lo que hacemos en cada sesión de tratamiento: corregir el “mal funcionamiento” a nivel osteoarticular usando un movimiento propio del cuerpo para aumentar la eficacia de las correcciones, provocar el mínimo dolor e invasión de los tejidos, y repercutir normalizando a nivel general el funcionamiento de todas las estructuras corporales, al ayudar al cuerpo a retornar a su nivel óptimo de autorregulación, que le permite adaptarse a todas las circunstancias que se producen a nivel externo e interno, manteniendo así su Salud. Por eso es tan amplio el tipo de tipo de dolencias al que se aplica. 

En el Centro de Fisioterapia Manuel Raigón llevamos muchos años trabajando con el Método Poyet y podemos ayudarte a mejorar tu salud. 

Esperamos haber resuelto el mayor número posible de dudas. Si aún os quedan más, ya sabéis cómo podéis resolverlas: 

957381238

http://fisiopoyet.com/portfolio_page/metodo-poyet-osteopatia-informacional/

No Comments

Post A Comment