Posturoterapia Neurosensorial (PNS)

La posturología es la ciencia que estudia la postura, una actividad dinámica donde el Sistema Nervioso Central (SNC) modula el tono del Sistema Tónico Postural en base a la información que recibe de los distintos captores posturales. Es decir, el sistema nervioso recibe unas informaciones que le envían unos captores, la analiza y elabora una respuesta que se manifiesta como una postura concreta. Un ejemplo sencillo es cómo caminamos de forma distinta por una superficie firme o por la arena blanda de la playa y esto es porque los captores de la planta del pie envían en cada uno de estos casos una información diferente al sistema nervioso; este la analiza y elabora una respuesta adecuada. 

 

  • Exocaptores (captan información externa): la piel (en especial la superficie plantar), la vista, el oído con su aparato vestibular, esencial en el equilibrio y, menos conocida, la oclusión (la forma en la que engranan los dientes al masticar, tragar, etc.). 

 

  • Endocaptores: (todos los receptores que informan de cómo funciona internamente el cuerpo: músculos, tendones, vísceras, arterias, nervios…).

 

El resultado son una serie de respuestas coordinadas que permiten al cuerpo situarse correctamente en el espacio y generar un adecuado equilibrio de tensiones en los distintos tejidos corporales.

 

El Fisioterapeuta posturólogo, por medio de una valoración pormenorizada, identifica el captor postural que envía al sistema nervioso una «información incorrecta», para tratar específicamente el problema del paciente o, en caso de necesitarlo, prescribir su derivación al profesional pertinente.

 

La Posturoterapia NeuroSensorial (PNS) aúna los conceptos fundadores de la osteopatía a las últimas investigaciones en neurofisiología, en el seno de una Posturología integrativa.

 

La PNS permite a los Fisioterapeutas tratar eficazmente a pacientes funcionales con dolencias crónicas. Las estimulaciones manuales de la PNS adaptadas a los tejidos corporales disfuncionales (epidérmico, arterial, neural, visceral, articular y muscular) potencializan la eficacia del tratamiento, ofreciendo resultados rápidos, perennes, sin riesgo iatrogénico.

 

PATOLOGÍAS NEUROFUNCIONALES Y DOLENCIAS CRÓNICAS

Muchos problemas de dolor crónico (cervicalgia, lumbalgia, epicondilitis, migraña, SADAM, fibromialgia, espasmofilia, calambres, síndrome del colon irritable, síndrome de hiperactividad vesical)… o trastornos del comportamiento o cognitivos (síndrome de fatiga crónica, trastornos del sueño, problemas de ansiedad generalizados, TOC, ataque de pánico, TDAH, trastornos de aprendizaje…) pueden estar relacionados con una disfunción del sistema postural.

 

DISFUNCIÓN DEL SISTEMA DE REGULACIÓN POSTURAL

 

Los posturólogos saben que el Síndrome de Deficiencia Postural (DPC) se caracteriza, por una sintomatología rica, pero sobre todo por una hipertonía (contractura) de los músculos del eje vertebral resultante de una hiperexcitabilidad central y, a menudo, asociada a una hipersensibilización álgica (alodinia).